[Tras la Verdad] Segundo año que miente López Obrador

Al término de este año, vale la pena recordar que el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, volvió a mentir a los mexicanos. ¡Siguen los aumentos a los impuestos!

Como promesa de campaña y ya como presidente, López Obrador prometió no habría “gasolinazos” en su gobierno, ofrecimiento que por segundo año consecutivo incumple. Para engañar, no lo denomina “gasolinazos”, para él son incrementos en “términos reales”. Una vez más, en la propuesta para el paquete económico del 2020 subirán los precios de los combustibles y otros productos de consumo diario, como los refrescos, cigarros, bebidas alcohólicas, etcétera. El IEPS (Impuesto Especial sobre Productos y Servicios) es considerado al alza una vez más.

A principios del año que termina, el Presidente “matizaba” los incrementos al llamarles aumentos en “términos reales”. Así logra engañar a sus seguidores, no a los que sienten en sus bolsillos la galopante inflación, aunque el Inegi haya determinado que la inflación anualizada alcanzará el 2.9%, una de las más bajas en los últimos años; lo que pocos saben, es que, esa inflación se refiere a la canasta de los productos básicos, no así al resto de los miles de productos que se comercian en el libre mercado, aquellos que no forman parte de la medición del Inegi o del Banco de México. En el 2015 la inflación anualizada fue del 2.3%, así que no es para alegrarse tanto.

La restricción en el gasto público, la bajísima inversión, los “ahorros” del gobierno, ayudan a cerrar la llave del dinero, eso coadyuva en la baja inflación; si no hay dinero, no hay gasto, si no hay gasto no hay inflación. Círculo perverso que mantiene al país sin crecimiento económico, considerando que el PIB, está por debajo del 0% de crecimiento, incluso podría llegar al -0.2%.

Literalmente la economía mexicana cayó en un estancamiento económico, aunque ello haga feliz al Presidente de la República, quien ofreció un crecimiento del 4 al 6% durante su sexenio, nunca inferior a los gobierno neoliberales. Una vez más, López Obrador volvió a mentir. Hacienda también se equivocó, quien a pesar de haber bajado las expectativas de crecimiento económico al 0.6 ó 1.2%, estuvo muy lejos del objetivo planteado; crearon castillos en el aire.

El Presidente siempre culpa a terceros de sus propios fracasos. Durante el año que termina, los distintos pronósticos de empresas calificadoras internacionales, como el FMI y OCDE, entre otros, previeron la reducción en el crecimiento económico de México, pronósticos que siempre menospreció López Obrador, puesto que, dijo, él tenía “otros datos”; datos que hoy se confirma, fueron falsos o al menos equivocados. De tal manera se puede concluir categóricamente, toda vez que no hubo crecimiento en el PIB, tampoco hubo inversiones, mucho menos crecimiento en las fuentes de empleo, que hubo escasez de dinero en los bolsillos de la mayoría de los mexicanos. De ahí que al mismo López Obrador, para mitigar sus mentiras, le genere felicidad el envío de remesas en dólares que mandan connacionales de los EU a sus familias mexicanas, remesas que alcanzarán este año 35 mil 460 millones de dólares, según pronósticos del BBVA y Conapo.

Ahora bien, los expertos en materia financiera aseguran que el nulo crecimiento del PIB en México, se debe a las Políticas públicas del gobierno de López Obrador, principal origen de la desaceleración económica. Sostienen que, bajo este panorama de lúgubre presión, también se suma el aspecto fiscal (cobra más a los cautivos), lo que agrava el bajo crecimiento y se exacerba con “las nuevas prioridades de la política social”, dedicadas al obsequio de dádivas sin inversión gubernamental. También destacaron como parte del problema del nulo crecimiento, los recortes presupuestales “drásticos” (no hay inversión pública), que generaron preocupación sobre su sostenibilidad en el ámbito empresarial.

De tal suerte, esos expertos recomendaron fortalecer la confianza de los inversionistas y consumidores a partir de políticas claras, pasos firmes que mejoren la buena gobernanza (hoy extraviada); sin lugar a dudas, el respeto al Estado de Derecho (menospreciado por el propio Presidente de la República). El FMI y el BM, emitieron un comunicado (con estas recomendaciones), derivado de la reunión que sostuvieron con el secretario de Hacienda, sugiriendo a la administración de López Obrador, que busque una combinación de políticas fiscales más favorables al crecimiento y dirija sus esfuerzos a colocar la deuda en una senda descendente. Especialmente le sugieren incrementar los ingresos no petroleros (contrario a lo que está haciendo) y mejorar la eficiencia del gasto (lo dilapida y regala a otros países). También le propusieron que el Banco de México continúe aplicando una política expansiva conforme se mantenga la inflación cerca de su objetivo y las expectativas ancladas. Para impulsar el crecimiento, le recomendaron renovar las reformas estructurales; sobre todo, mejorar las políticas encaminadas a reducir “la delincuencia”.

Vamos, olvidarse de los abrazos con los delincuentes y combatirlos haciendo uso de la ley. Conclusión. El Presidente de la República, continúa mintiendo en su segundo año de gobierno y no hay crecimiento económico. Ha preferido seguir impulsando su campaña política de mentiras, prevaleciendo como objetivo la confrontación mediática con “fantasmas conservadores”, antes que resolver los problemas de fondo, generados por sus equívocas y malas decisiones en la política de la gobernanza. ¡Literalmente, 2019 un año de estancamiento!







Fue sorprendido el “grupo de negociadores” mexicanos frente a los reiterados...
El Sindicato Nacional de Trabajadores del Servicio Postal Mexicano, debido a una...
Rebasan los 35 mil homicidios violentos cometidos en el año que está por termi...
Las reglas del Derecho Internacional son simples. Respeto mutuo. Ya lo dijo el B...

Danos tus comentarios

Danos tu comentario

¡Estamos en Instagram!

Danos Like

Alexa-Rank
2 - 5

Cero Grilla

3 - 5