[Tras la Verdad] Recortes arbitrarios debilitan a instituciones; distribución perversa de recursos

Después de violentar los tiempos para la aprobación del Decreto de Egresos la Federación, los diputados federales dieron luz verde a los 6 billones 107 mil 732. 4 millones de pesos que gastará el gobierno federal para el año próximo. No sin antes mover miles de millones de pesos discrecionalmente de una dependencia a otra, favoreciendo o perjudicando, según los intereses políticos de la mayoría en la Cámara de Diputados.

Por supuesto él quedó feliz, feliz, feliz, fue López Obrador, quien socarronamente aceptó “alegremente” le metieran mano los legisladores a su proyecto de iniciativa, lo cual significa un acuerdo previo, aparentando independencia de la bancada de Morena en del Poder Legislativo, por aquello de la aprobación del presupuesto. De ahí que el Presidente haya quedado satisfecho (coincidentemente) al salir beneficiadas las secretarías consentidas de su gobierno: la de Bienestar, de Educación Pública, de Hacienda y Crédito Público, la de Seguridad y Protección Ciudadana y la Sedena.

Las primeras cuatro secretarías, dedicadas a la política; excepción hecha, por supuesto, de la Secretaría de la Defensa Nacional, soporte institucional, fundamental para el combate a la delincuencia organizada. Solo les faltó incrementar el presupuesto a Luisa María Alcalde, al frente de la Secretaría del Trabajo, la despreciaron por haber fallado con el programa de los “activistas electorales”, jóvenes construyendo el futuro, quienes después de 10 meses apenas si lograron contratar al 1.5% de los jóvenes que ni estudian ni trabajan. Sin pasar por alto las anomalías detectadas por la organización “Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad”, que afirmó en agosto pasado que, de un presupuesto autorizado de 40 mil millones de pesos, apenas erogarían 24 mil 358 millones de pesos; un subejercicio del presupuesto de 15 mil 641 millones de pesos (según la organización); también afirmaron que solo se registraron 900 mil becarios y no la cifra dada a conocer por Luisa María Alcalde. ¿Y el sobrante? A la “caja chica” del Presidente. Todo un fracaso operativo de la secretaria Alcalde. De un millón 3 mil becarios, apenas incorporó a 15 mil al trabajo formal, según lo manifestado en la reunión que sostuvo con empresarios; la meta del gobierno es llegar a 2 millones 300 mil becarios, cantidad que representará, además de miles de millones de pesos para sostenerlos, una enorme fuerza y fortaleza electoral operativa. ¡Laboralmente frustrante! Por eso no le trasladaron más dinero. Bastará con los 28 mil 756 mil 371.575 millones de pesos, más que suficientes para hacer lo que le venga en gana a Luisa María.

¿Quiénes perdieron en la repartición de la danza de los billones de pesos? Curiosamente las disminuciones recayeron en instituciones ajenas al Poder Ejecutivo. Graves los recortes en todos los casos, dado que los legisladores de manera arbitraria y discrecional, simplemente quitan y trasladan recursos para otras instancias del gobierno central, sin informar qué programas eliminan de las dependencias que sufren la disminución del presupuesto y, por consecuencia, qué programas fortalecen de las áreas que resultaron beneficiadas; así de simple, los miles de millones como en una “danza desenfrenada”.

Por ejemplo, está la Fiscalía General de la República (supuestamente autónoma), a quien le trozaron un presupuesto de mil 500 millones de pesos, reducción del 8.24% de su presupuesto total. ¿Qué eliminaron los legisladores? ¿Qué les pareció tan superfluo a los diputados de Morena en una instancia tan importante como la dedicada a perseguir delitos y delincuentes? Nada informan los legisladores, a “raja tabla” quitaron esa enorme cantidad de recursos públicos. Ahora bien, ¿qué deberá eliminar de sus programas Alejandro Gertz Manero, fiscal general, para que sus funciones de procuración de justicia no se vean afectadas? ¡Perversos!

Hoy más que nunca la comisión de delitos se ha disparado, casi 30 mil homicidios en lo que va del sexenio (supera a todos sus antecesores), muchos de ellos quedan impunes; los ministerios públicos ineficientes ante la nueva práctica del derecho procesal penal, los delincuentes cada vez gozan de más derechos y buenos abogados litigantes; y aun así, los diputados osaron quitarles recursos públicos. ¡Inconcebible!

Al Instituto Nacional Electoral le recortaron el 6.4% de su presupuesto, que significan mil 072 millones de pesos. Surge la misma interrogante: ¿Qué les pareció tan superfluo a los legisladores que de un plumazo eliminan tremenda cantidad de recursos? ¿Cuántos programas no se pondrán en práctica para el año siguiente que inician los preparativos de las elecciones del 2021? Para el año siguiente habrán de organizar elecciones en 2 estados. Dinero que los legisladores arbitrariamente mandan a cualquiera de las secretarías mencionadas con antelación.

Lorenzo Córdova, presidente del Consejo General del INE, por supuesto que resintió el “golpe”; López Obrador y los legisladores de Morena quieren debilitar el trabajo electoral y la credibilidad del INE, socavar la autoridad que han ganado con años de buenos resultados en los procesos electorales que conducen, más ahora que les endosaron elecciones estatales y municipales. El recorte recayó en el presupuesto operativo, no en los dineros que reciben los partidos políticos, por lo cual Córdova Vianello considera que se trata de un “golpe político” en contra del INE, conlleva la pretensión del control político del mismo.

Sumado al recorte, vienen reformas a la legislación electoral, bajo la pretensión de controlar y doblegar a la institución para someterla al control político (de Morena por supuesto). No resultó casualidad el recorte al presupuesto del órgano responsable de organizar y conducir los procesos electorales, mucho de fondo hay en la arbitraria reducción; sobre todo, porque no explican qué programas operativos resultaros ociosos para los legisladores y tienen que ser eliminados; no, no lo hacen, simplemente les parece que hay que quitarles dinero y mandarlo a la SEP, para que les de dinero a los normalistas y a la CNTE, vamos, este podría ser el ejemplo.

Y es que Moctezuma Barragán tampoco justificó la necesidad de más dinero para la Secretaría de Educación Pública. ¿A qué programas aplicará el secretario los mil 570 millones que le obsequiaron los diputados de Morena y sus aliados? No se sabe nada, todo es discrecional, por eso la repartición de los recursos públicos debe ser responsable y meticulosamente diseñada la distribución en programas de beneficio social, de gobernabilidad, de seguridad, etcétera, que puedan ser evaluados y medibles el cumplimiento de sus objetivos. ¿Y la Entidad Superior de Fiscalización? Actúa por simple capricho los políticos resentidos y los dineros son para beneficio de distinta naturaleza, ni siquiera fue para el fortalecimiento de la infraestructura de los servicios públicos que hace más eficiente a cualquier país, no, son solo caprichos. Distribución perversa de recursos.

Lo mismo hicieron los legisladores federales de Morena con el Poder Judicial, al que le “rasuraron” 3 mil 327 millones de pesos. Simplemente podemos aplicar las mismas preguntas: ¿A quién perjudican y a quién benefician de manera directa? Vamos, ¿qué programas deben ser rescindidos en unas áreas y los beneficiados en qué aplicarán los obsequios económicos extras? Nada informan.

Está el caso de la Secretaria del Bienestar, a cargo de la señora María Luisa Albores González, a quien le obsequian, sin pedir nada ni López Obrador, otros 8 mil 365 millones de pesos más de lo presupuestado. ¿Para qué los 8 mil millones de pesos que no fueron programados? Simplemente son jugadas políticas.

Para el año siguiente habrá (se supone) más beneficiarios de los programas de López Obrador, recibirán en la mano dinero; la secretaria, discrecionalmente, podrá destinar ese recurso a más adultos mayores, discapacitados, padres y madres solteras con hijos, sembrando vida; no hay reglas para esos 8 mil 365 millones de pesos extras. Así de “disparados” los legisladores de Morena. Y si alguien es malpensado, seguramente estará imaginando que son recursos económicos que bien pueden ser empleados para cooptar más simpatizantes a las políticas sociales de López Obrador, quien tanto él como su partido van en picada en las preferencias sociales y políticas; por eso necesitan evitar que el desliz en las preferencias se detenga. ¿Cómo? ¡Con más dinero! Beneficiar a todos los que serán posibles electores que apoyen en las elecciones de 2021 y al mismo López Obrador, en su consulta de la revocación de mandato.

Todo está perfectamente calculado, nada es casual, para eso es el dinero, lo utilizan para manipular voluntades y eso es lo que están haciendo los legisladores de Morena, por ese el beneplácito del Presidente.







Rebelión en la granja, fue la escena que desarrollaron en la sesión de Pleno d...
Quedó satisfecho el Presidente de la República con la fraudulenta elección, d...
Sin distingos, en todas las Legislaturas federales se han dado abusos por parte ...
Mientras todos fijan la mirada en los desmanes generados por los diputados feder...

Danos tus comentarios

Danos tu comentario

¡Estamos en Instagram!

Danos Like

Alexa-Rank
2 - 5

Cero Grilla

3 - 5