[Tras la Verdad] Urgencia de limpiar el camino para nombramientos del Gabinete

Este jueves, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, limpió el camino al exministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea. Literalmente fue absuelto por votación dividida.

El bloque de 3 magistrados que simpatiza con el gobierno de la “transformación”, dio carta abierta, para que, en su caso, Claudia Sheinbaum, candidata electa, pueda expedir algún nombramiento en favor del traidor al Poder Judicial de la Federación. Limpiando la ruta de la “suciedad electoral” que dejaron en el camino.

Desde que el exministro renunció anticipadamente al cargo, aún sin ser “libre” del cargo de funcionario judicial –el Senado no había resuelto sobre la renuncia–, se pronunció en favor de su partido, que hasta entonces había simulado desde la presidencia de la Corte; supuestamente era ajeno a cualquier partido político. Fue el “topo” en el Poder Judicial.

El traidor fue acusado ante el INE por su abierta intromisión, en su calidad de ministro, por declaraciones en pro de Morena. Desde entonces el asunto literalmente quedó “congelado”. El INE turnó la acusación a la Sala superior.

¿Qué organismo es el competente para sancionar al ministro infractor? Ambos organismos se “lavaron las manos”.

El violador de la ley, argumentó que la competencia para conocer del asunto recaía en el Poder Judicial de la Federación, en su caso, el Consejo de la Judicatura Federal.

Dos magistrados de la Sala Superior, Rodríguez y Otálara consideraron que el INE sí eran competentes para sancionar al infractor por tratarse de un tema eminentemente electoral. Fueron vencidos por los oficialistas.

Mientras que la presidenta Soto y sus homólogos Fuentes y de la Mata, argumentaron que no era competente el INE para investigar, mucho menos para sancionar a un ministro –en el momento de violar la ley–. Luego entonces, Arturo Zaldívar quedó libre; no es investigado ni sancionado por violar la ley.

El magistrado Rodríguez, en su momento, solicitó autorización para pedir al SCJN, emitiera su opinión al respecto. Los magistrados oficialistas también negaron la petición. La clara pretensión desde entonces de los magistrados oficialistas fue “absolver” al ministro infractor: violador de la ley.

El expediente será devuelto al INE, con la sentencia: no son competentes para conocer, mucho menos resolver el asunto del exministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea.

Por lo tanto, no hay casusa para sancionarlo. Libre, limpiaron su expediente para recibir cualquier nombramiento. Aunque no del todo.

Sin embargo, quienes denunciaron ante el INE al entonces ministro de la SCJN, siguen teniendo expedito su derecho para acusarlo ante el Consejo de la Judicatura Federal.

Existe otro asunto pendiente. Habría que recordar cuando el mañoso exministro argumentó que la SCJN no podía investigarlo en relación con la denuncia anónima que fue presentada en su contra por presuntos actos de corrupción, investigación que sigue abierta.

Entonces el tramposo exministro negó todos los actos de corrupción que pesan en su contra, derivados de la acusación, precisamente cuando fungió “como presidente de la Corte, empleado de AMLO”, quien litigaba todos los asuntos para favorecer los expedientes que interesaban personalmente al presidente López Obrador. Éste último así lo confesó.

Frente a tal confesión, relevo de pruebas.

Arturo Zaldívar, sí litigó a favor de López Obrador, este lo inculpó en una de sus mañaneras.

Así que, si bien la Sala Superior, del TEPJF literalmente absolvió al exministro Arturo Zaldívar, aún le queda pendiente la acusación en la SCJN ¿Apelará en favor del delincuente la presidenta electa?

Sea como sea, Claudia Sheinbaum, tiene la obligación política de promover un acercamiento institucional con la ministra presidenta de la SCJN y del Consejo de la Judicatura, Norma Piña Hernández. Aunque Sheinbaum pretenda liquidar a la Corte, que no le será sencillo.

Aún queda pendiente un largo trámite para liquidar el Poder Judicial, no solo debe ser aprobado por ambas cámaras y la mayoría de las legislaturas de los estados ¿Qué sucedería si la avalancha de morenistas, violando normas constitucionales para ello, la oposición promueve la inconstitucionalidad de las reformas? ¿Y si la SCJN decreta la suspensión? Claro, la presidenta tendría para fin de año otro u otra ministra que impediría arribar a los 8 votos para detener la infame reforma que ya transita una tortuosa ruta.

Para entonces ya no estará el diabólico de AMLO ¿Quién lo sustituirá en sus perversas desviaciones publicitarias?







Danos tus comentarios

Danos tu comentario

¡Estamos en IG!

Síguenos en FB

Capital

2 - 5
3 - 5

San Juan del Río