[Tras la Verdad] Cinismo de AMLO, sin límites

En el estado de Querétaro, el magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia, José Antonio Ortega Cervón, dará el día libre a todas las mujeres que deseen sumarse al paro denominado “El nueve, nadie se mueve”, convocado por grupos feministas, colectivos, agrupaciones y muchas más organizaciones, para el lunes 9 de marzo próximo, en clara y desesperante protesta por la descarnada y descarada violencia generada en contra de mujeres (no importa la edad), que de un tiempo a la fecha se incrementó, sin que el gobierno federal haga nada al respecto, simplemente se cruza de brazos ante el horror que azota a las mujeres; eso sí, el titular del Poder Ejecutivo, no pierde oportunidad en criticar a la féminas cada vez que se manifiestan; no hay una sola acción de Estado en pro de la defensa de las mujeres, a pesar de la agresividad que miles de hombres (en ocasiones algunas mujeres), demuestran a diario; se ha desatado una violencia nunca antes vista, ni lo vivido en Juárez tiene comparación, lugar en donde amainó la violencia gracias a políticas de Estado, de gobiernos calificados de conservadores por López Obrador.

López Obrador, desubicado en tiempo y espacio, vive otro momento, su momento y no quiere que nadie opaque su gobierno, por eso pide a las mujeres que no lo distraigan, tiene ocupaciones más importantes, como vender boletos para una rifa.

Andrés Manuel López Obrador, abusando de su esquizofrénica personalidad, no pierde la menor oportunidad para culpar a los conservadores de todo lo que él no atiende ni resuelve. Muchos manifestaciones de mujeres se han llevado a cabo, sin embargo, nunca antes un movimiento tal fuerte como el que se ha generado por medio de las “benditas redes sociales”; día a día se suman más como el presidente del Tribunal Superior de Justicia queretano; millones de hombres apoyan y se suman al movimiento; padres de mujeres, hermanos, hijos, todos en pro del movimiento denominado: “El nueve nadie, se mueve”.

Un severo problema de violencia en contra de las mujeres y Andrés Manuel López no pierde la oportunidad para culpar a los “conservadores” del desasosiego social, en lugar asumir su papel y enfrentarlo, prefiere derivar a otros el problema no resuelto por el Estado, tema ineludible bajo su responsabilidad, está en sus manos generar las políticas para resolver de fondo el asunto que ha generado terror en la sociedad mexicana.

Sigue siendo el objetivo de López Obrador (antes que atender y resolver los problemas), denostar a los inexistentes fantasmas de los conservadores. La sociedad entera apoya a los grupos feministas, activistas, colectivos, como mujeres en lo individual, en su movimiento; incluso millones de hombres solidariamente respaldan a las mujeres, por supuesto, están en contra de la violencia en agravio de las mujeres de cualquier edad. Todos se suman, promueven el apoyo a la enorme manifestación de inconformidad, sin duda alguna a nivel nacional que han denominado “El nueve, nadie se mueve”, en clara protesta por la cotidiana y deleznable violencia desatada en contra de las mujeres.

En incongruente contraste a la acción, se presenta la inactividad, la pasividad del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, responsable del Poder Ejecutivo, el más poderoso de la historia, quien bajo eso inmenso poder solo atina a hacer patente su manifiesta ineptitud para gobernar, culpa y denuesta a enemigos imaginarios, a quienes no pone nombre, conformándose mediante el combate mediático del desprestigio, mientras el problema se ha agravado durante su mandato.

La esposa del presidente, Beatriz Gutiérrez Müller, pretendiendo subirse al transporte de la inconformidad, se sumó en apoyo a la manifestación. Pero recibió un fuerte jalón de orejas de su consorte, así que tuvo que cambiar de opinión e inició su propia campaña en contra de millones de mujeres, llamando a las mujeres a la acción del día 9 de marzo; aquellas impulsan la inacción como medida de protesta, ella, la esposa del Presidente, apoyando a su esposo, promueve la acción.

El megagrupo de millones de mujeres accionan la no participación de sus similares el 9 de marzo; no salir del hogar durante 24 horas. Beatriz Gutiérrez, pretendiendo corregir el “error” político, cambió diametralmente el sentido de su apoyo. Lo que significa no tener convicciones propias. En su perfil de twitter, Beatriz, reculó, borró el apoyo, aunque muchos imprimieron es primer respaldo, luego publicaría en oposición a las féminas: “El nueve, me mueve”. ¡Inconcebible!

Se manifestó en contra de un movimiento de defensa y protección feminista, ese es el meollo. Ahora promueve la participación de las mujeres durante el día de la inconformidad, al considerar en su “pequeño cerebro”, que el movimiento masivo feminista es en contra de su esposo, el Presidente de la República. Se vendrá la cargada oficialista en apoyo de Gutiérrez Müller, consecuentemente en favor de su esposo.

El Presidente genera sus propios “moros con tranchetes”. Sí, el mismo da vida a enemigos inexistentes, sobre todo en estos casos en donde se requiere la unidad nacional, López Obrador prefiere seguir dividiendo a la sociedad, por eso la delincuencia actúa con el beneplácito del gobierno de la 4T.

Andrés Manuel reconoce, según su deformada apreciación de los hechos, que si bien hay mujeres que participan por convicción, otras no lo hacen (no demuestra que así actúen esas mujeres por falta de convicción), advirtiendo de manera grotesca y cínica, lo siguiente: “mucho ojo, porque ahora los conservadores ya se volvieron de repente feministas”.

El Presidente también afirmó que en las redes sociales (ya no las considera “benditas redes sociales”): “de repente aparecen personajes racistas, clasistas, corruptos, represores como feministas”. “Hombres y mujeres disfrazados de feministas; los conversadores están promoviendo el movimiento para enfrentarnos, para afectar al gobierno”.

No cabe duda que algo anda mal en la cabeza del Presidente de la República, resulta inconcebible lo expuesto por el primer mandatario. De tal manera, que al vivir bajo un régimen “machista”, a la señora Beatriz Gutiérrez, no le quedó otra opción que doblegarse y apegarse a lo ordenado (política) por su esposo, prueba inequívoca del aberrante machismo del Presidente Andrés Manuel López.

Por eso podemos deducir que la “política pública” en pro de las mujeres, es más bien en contra de las mujeres. Las pruebas están a la vista, eliminó las estancias infantiles, que eran en beneficio tanto de los bebés como de las madres de estos; aprobó la desaparición de los refugios para las mujeres violentadas, así como otros programas de protección y aliento a las mujeres; dentro de los 52 programas prioritarios de López Obrador, no hay alguno que proteja a las mujeres. Por si fuera poco, también redujo el presupuesto a programas que eran un éxito, como el de salud materna y reproductiva y otros tantos.

El magnánimo de López. Una vez que manifestó su claro rechazo al movimiento masivo de “El nueve, nadie se mueve”, pretendió mostrarse obsequioso con las mujeres, al advertirles que “él garantiza el derecho a manifestarse de las mujeres”, de no tomar represalias en su contra y las funcionarias (solo funcionarias) que deseen sumarse podrán hacerlo, no serán sancionadas, no se les descontará el salario. ¡Ignorancia jurídica presidencial! ¿Quién creerá que es López Obrador para garantizar derechos laborales existentes en la Constitución? Andrés Manuel López Obrador no es nadie ante la norma suprema, tiene la obligación de cumplirla, no pretender ser considerado, indulgente, complaciente.

A lo sumo podrán descontar un día de salario si las mujeres burócratas no asisten a trabajar, eso es todo, ninguna otra sanción está permitida. Lo mismo sucede con cualquier otra fuente de trabajo. Muchos empresarios se sumarán, otros no, según la naturaleza de la actividad, lo que no significa estar en contra del movimiento, aquí sí, “ojo”, no confundir con la falta de apoyo a las mujeres.

En cualquier régimen político de gobierno de libertades no se advierte a su pueblo sobre el ejercicio de sus derechos, simplemente los ponen en práctica y ya. Por lo tanto, las autoridades tienen la obligación de respetar el ejercicio de los derechos ciudadanos, en nuestro caso consagrados por la Constitución, no por López Obrador, no es concesión generosa que otorgue el Presidente, en un gobierno que presume ser democrático, debe ser imperativo el irrestricto respeto.

Así las cosas, millones de mujeres ejercerán derechos que no requieren la magnanimidad de López Obrador. Mega movimiento feminista (derivado de la irresponsabilidad probada y demostrada, se le vino encima al Presidente de la República, a razón de la eliminación de programas y falta de apoyo a las mujeres.

Todavía está a tiempo Andrés Manuel López Obrador para que su gobierno modifique su conducta y otorgue el apoyo del Estado que debe y requieren las mujeres; aunque todo indica que su ceguera y antifeminismo seguirán siendo el frente infranqueable que lo haga cambiar, continuará con su política agresiva en agravio de millones de mexicanas, muy a pesar de la violencia generalizada en perjuicio de las mujeres, nada hace el gobierno de la 4T.

Por esa razón se tiene que apoyar al movimiento denominado: “EL NUEVE, NADIE SE MUEVE”.








Sin lugar a dudas que la “estafa maestra” se quedó corta con la cena del de...
El Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, lo disimula, pero...
Discursos y más discursos de parte de López Obrador para resolver los grandes ...
López Obrador y su pintoresco lenguaje para calificar o denostar a tirios y tro...

Danos tus comentarios

Danos tu comentario

¡Estamos en Instagram!

Danos Like

Alexa-Rank
2 - 5

Cero Grilla

3 - 5