[Tras la Verdad] Nuevos partidos políticos satélites para López Obrador

El cinismo como premisa electoral en el TEPJF. Dan vida a tres nuevos partidos políticos que fungen como satélites del Presidente Andrés Manuel López Obrador; asestaron el estoque final al único partido opositor al autoritarismo manifiesto del titular del Poder Ejecutivo. Eso no puede ser coincidencia, eso se llama traición a la independencia del sistema de impartición de justicia electoral.

A los tres partidos políticos que les dieron vida jurídica, aliados de López Obrador, les perdonaron todas sus fallas y faltas cometidas durante el proceso de constitución. Privó la flexibilidad de criterios para autorizar su registro. El discernimiento “judicial” de valoración de pruebas, fue contrario al analizar el expediente de México Libre. Para este pesó la rigidez, la intolerancia, la dureza en el cumplimiento de los requisitos. Era obvio que los magistrados de la Sala Superior negarían el registro, el Presidente de la República les envió la señal, la clara instrucción desde que festejó el pasado 5 de septiembre: la negativa del registro a México Libre, por parte del INE. Ese mismo día, solo se refirió a México Libre, dejando a un lado a los otros tres partidos, sobre los cuales no se pronunció ¿Alguna duda del mensaje presidencial? Los magistrados no son tontos; cumplieron el capricho del ejecutivo.

El presidente de la Sala, Felipe Alfredo Fuentes Barrera, justifica su sabiduría jurisdiccional por los más de 25 años al servicio de la impartición de justicia; bien, esa experiencia es la que se requiere para saber interpretar las señales sin necesidad de recibir la orden directa, por eso votó para que México Libre, no tuviera el registro. No se llega a los cargos de magistrado por “inteligente”, se accede a ellos por relaciones políticas y estas obligan.

Así las cosas, los magistrados en materia de justicia electoral aprobaron que, en el vigente proceso electoral, iniciado en el pasado mes de septiembre, participen los tres nuevos partidos. El PES (recuperó el registro perdido, antes Encuentro Social), ahora con el nombre de “Encuentro Solidario”, conocido por su descarada tendencia a la subordinación de Morena, o sea, a López Obrador, a pesar de ser supuestos “antagonistas” sus principios ideológicos; uno conservador, el otro “liberal”. Los magistrados dieron nueva vida al partido de Elba Esther Gordillo, antes Nueva Alianza, competirán bajo la denominación de “Redes Sociales Progresistas”, abiertamente aliado al poder político del Presidente, al igual que lo hiciera con el PRI y el PAN; obsequio para el consentido sector magisterial, encabezado por Fernando González. Nace un nuevo partido con el nombre de “Fuerza Social por México”, e inicia su actividad en la vida política, apéndice del nuevo sindicalismo, opositor a la vieja CTM; sindicato de trabajadores que mostró obediencia y subordinación al Presidente de la República; cuando fue constituido el invitado de honor fue López; preside Pedro Haces el nuevo partido. ¿Es la nueva oposición al poder presidencial?

Nuevamente están en contienda 10 partidos políticos. Veamos por una “rendija” cómo será la competencia por los cientos de cargos de elección popular, entre ellos 15 gubernaturas y 500 diputaciones federales. Morena le apuesta a la pulverización del voto y en su caso, al triunfo de los partidos satélites que le permitirían conservar el control en la Cámara de Diputados, al igual que hoy lo hace con el Verde, el PES y el PT. Por lo tanto, los verdaderos partidos de oposición tendrán que tomar estos factores en su contra. López Obrador competirá con el respaldo de seis partidos políticos, empezando con Morena y el resto de sus satélites. En tanto que la oposición se reducirá a cuatro partidos, de ahí que las alianzas serán fundamentales para obtener triunfos.

La principal alianza política será con la sociedad civil, aquella que no milita en ningún partido y se muestra inconforme con las desastrosas políticas del gobierno de López Obrador, que no las cambiará y el rumbo al que lleva al país, es el inevitable y espantoso fracaso en perjuicio de la sociedad que se esfuerza por salir adelante por medio del trabajo.

Nunca los gobiernos de izquierda han dado buenos resultados. Todo lo que ofrecen es mentira, provocan la división social, generan falsas ilusiones y aseguran la destrucción social y económica. Lo único cierto de los regímenes populistas y autoritarios, como el del López Obrador, es el camino seguro a la pobreza, a la destrucción de la economía, a la creciente e incontenible delincuencia, la desaparición de los valores sociales y morales. Por eso es fundamental para México, que Andrés Manuel López Obrador, pierda las próximas elecciones antes de que destruya al país. Su oprobiosa intención: quedarse en el poder más allá de su mandato para cumplir con su aberrante objetivo.

El acomodo de las fuerzas política está por empezar. Seguramente más de alguno de los nuevos partidos perderá el registro, fueron creados para hacer el trabajo sucio del Presidente de la República, llevándose votos que podrían ser para la verdadera oposición. Así conseguirá la pulverización del voto. Estos necesitan, al menos, el 3 por ciento de la votación efectiva para conservar el registro, objetivo que no logrará más de alguno; sin embargo, llevarán a la basura esos votos. Y si vuelve a ganar Morena con sus aliados, los perdidosos serán compensados, como lo fue el caso de Elba Esther, al quedar libre de culpa de todos los delitos que cometió. El sistema los premia; el caso de Napoleón Gómez Urrutia, también es emblemático, de perseguido por la justicia, hoy ocupa un asiento en el Senado.

Morena, mientras tanto, como el “caballo de Troya”, pareciera que busca su propia destrucción, todo por aferrarse al poder de repartir las candidaturas. López, sin embargo, hace campaña desde la Presidencia, tiene todas las canicas del juego a su favor; incluso promueve a su partido por medio de las conferencias de prensa, hace publicidad de forma por demás ilegal, nadie se opone a ello; las autoridades electorales consienten, mientras que la Fiscalía calla. No tiene obstáculos, por eso diario hace campaña. Sabe que sus bonos han bajado y su partido se destroza, por eso su aterradora campaña mediatizadora.

De ahí la excesiva sobreexposición mediática del Presidente, sabe que nadie cuenta con poder para hacerle daño, él lo ha concentrado. A la oposición la ignora, la “cachetea” a su antojo; a la sociedad civil la ofende y ningunea; a los medios de comunicación libres, los desprecia. Ante este escenario, los diputados federales le llenan las “alforjas” de dinero para el próximo ejercicio fiscal, año de elecciones; tendrá dinero para dar y regalar. Los legisladores federales adecuan las leyes a su antojo, otro factor que se suma a su creciente poder e influencia. Todo en contra de la oposición, a merced del extremo poder presidencial, abusos de los que no escapa la sociedad organizada y desorganizada.

A pesar de todas las aparentes desventajas que tiene la sociedad y la oposición política, es incuestionable que, si estos dos elementos fundamentales y consustanciales del México Libre llegan a ponerse de acuerdo para vencer al Presidente y sus lacayos, no habrá poder que salve a Manuel López Obrador de la derrota. Obligación de todos los mexicanos de liberar y salvar a nuestro país de la opresión que amenaza con aumentar su fuerza si la izquierda logra el triunfo en las próximas elecciones. Aún es tiempo.








Las impertinencias de Andrés Manuel López Obrador, no tienen límite, así act...
El próximo 1 de diciembre, López Obrador cumplirá dos años al frente de la P...
Aunque el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador siempre ha negad...
Como dijera López Obrador, con el supuesto robo de las medicinas oncológicas, ...

Danos tus comentarios

Danos tu comentario

¡Estamos en Instagram!

Danos Like

Alexa-Rank
2 - 5

Cero Grilla

3 - 5