[Tras la Verdad] ¡No se privatiza el agua!

El presidente de la República firmó diversos Decretos ejecutivos relativos a diversas cuencas hidrológicas que dibujan el suelo nacional, publicadas en el diario Oficial de la Federación, el pasado 5 de este mes. La oposición al gobierno de Enrique Peña Nieto, no perdió, una vez más, la oportunidad para desinformar a la opinión pública sobre estos Decretos, afirmando que el Presidente había “privatizado el agua”, cuyo propósito no es otro que el de seguir ahondando la animadversión y división entre los mexicanos y el gobierno actual. No encontraron el suficiente eco para desorientar a las y los mexicanos y con ello lanzarlos rabiosamente a las calles en “son de guerra”, defendiendo el agua y en contra del gobierno.

Los estrategas de la desinformación, siempre agazapados en el anonimato y otros más a tontas y a locas difundiendo el contenido de manera tergiversada, precisamente el domingo anterior, entre los festejos por el triunfo de la Selección Mexicana vs a la Selección de Alemania, difundían en redes sociales la perversa versión de que, el Presidente Enrique Peña, había aprobado la privatización de algunas del agua en el país. Por supuesto que los ánimos se encendieron, dado que iba acompañada la desinformación de la burla y decía –o dice-: mientras tú festejas el triunfo de México, Peña privatiza el agua. Se viralizó durante unos días y poco a poco fue bajando. Pero, entre la ignorancia de millones de mexicanos y la mala fe de la oposición, una vez más fracasaron. Ya sabes quién debe ser el autor de la desinformación, eso aumenta las probabilidades del descontento y ellos pretenden seguir “cachando” a los inconformes, a todos aquellos que están hartos del gobierno y de las corruptelas de muchos de ellos, entre otros el mismo Ricardo Anaya, que amenaza –como estrategia electoral- con meter a la cárcel al Presidente de la República, a Felipe Calderón y a José Antonio Meade. A este no le ha dado resultado la estrategia y ha caído al tercer lugar en sesgadas las encuestas que lo ponían en el segundo lugar.

Vayamos al resumen del contenido de los Decretos presidenciales sobre las cuencas hidrológicas. Los decretos firmados el 5 de junio por el presidente Enrique Peña Nieto modificó el status jurídico de 295 cuencas hidrológicas en el país ¿Abren la posibilidad de que el líquido pueda ser utilizado para fines comerciales e industriales? Por supuesto que sí, al igual que hoy lo hacen cientos de empresarios con el agua embotellada, los refresqueros, los dueños de ranchos, campesinos que tienen permiso para extraer agua y regar el campo, etcétera. En síntesis, las cosas siguen igual, negocian con el agua aquellos que tienen los permisos para ello; ni se privatiza ni nada por el estilo. De acuerdo al artículo 27 Constitucional, por el hecho de ser aguas son propiedad de la Nación, pero el Estado, puede concesionar el uso; tal y como lo hacen los gobiernos estatales o municipales en toda la República Mexicana, extraen el agua, la tratan, la llevan a las casas y cobran por el “servicio”. Pero los profesionales de la desinformación pretendieron hacer que el lector viera y entendiera otra cosa distinta.

El Director del Programa Agua del Fondo Mundial para la Naturaleza, Eugenio Barrios, comentó que del volumen total del líquido que representan las cuencas de los Decretos, en promedio sólo el 1% sería reservado para consumo humano; que el 70% será destinado para reservas ambientales y el resto, puede ser utilizado para los usos contemplados en la Ley General de Aguas. También comentó el especialista que el volumen de metros cúbicos para uso doméstico y urbano es alrededor del 1% del agua a que se refieren los Decretos; y que, el volumen para el ambiente es por encima del 70%. Agregó que, el sobrante porcentaje es para otros usos. Así las cosas, nada de privatización, todo fue una mentira que difundieron los expertos en desinformar y crispar los ánimos de los mexicanos.

Simplemente los Decretos presidenciales modificaron el status jurídico de las cuencas hidrológicas que ahí se mencionan, algunas consideradas antes como zonas de veda, a zonas de reserva; lo cual significa que las cuencas siguen protegidas, con la salvedad de que el agua pueda ser utilizada, que su aprovechamiento sea de utilidad pública. Vamos, nada distinto, salvo la posibilidad de poder aprovechar el vital líquido al eliminar la veda y considerarla como de reserva. Las reservas establecen nuevas condiciones ¡Pero no se privatiza! Existe y continuará existiendo todo un marco jurídico que tutela el otorgamiento de concesiones, cuando proceden y, por supuesto, cumplan con todos los requerimientos legales para su explotación ¡No se privatizan! Ahora que, si algún interesado en conseguir una concesión, debe cubrir todos los requisitos, entre ellos fundamentalmente está el de la conservación de la reserva y de todos los espacios ambientales asociados, hasta entonces podría llegarse a otorgar.

Como en todo, habrá a quien no le guste, como las reformas estructurales y están en su derecho; pero no debe tergiversarse la información para ganar adeptos a la causa de la “molestia” en contra del gobierno. Cierto, el levantamiento de la veda abre la posibilidad legal para que el agua de las cuencas -de estados como Tamaulipas, Guerrero, Nayarit, Jalisco y Nuevo León- pueda ser utilizada por agentes privados, como ya se hace en la extracción de miles de posos distribuidos en toda la República Mexicana, vamos como el agua que seguramente llega en nuestras casas y pagamos por ella o la que nos venden en los garrafones o en botellas de pet o la que utilizan las compañías refresqueras, entre muchos otros privados. Nada nuevo. Pero no faltan los alarmistas quienes afirman que los Decretos abren la posibilidad de la apertura indiscriminada de las concesiones en las zonas de reserva; pero eso solo es una aberrante suposición de mala fe, que están en contra de todo y a favor de nada, sí de aquellos que están en contra del desarrollo nacional. Académicos y la organización “Agua para Todos” criticaron la firma de los Decretos que se llevó a cabo el Presidente de México el pasado 5 de junio por considerarla un paso hacia la privatización del líquido. Eso ya no extraña. Estos inconformes argumentan que han identificado que alrededor de dos terceras partes del agua contenida en estos decretos no es de uso ambiental, sino que va para el uso público urbano y extractivos, lo cual beneficiaría a través de grandes volúmenes a los gobernadores de los estados; esto lo dijo Pedro Moctezuma Barragán, hermano de Esteban, quien trabaja para la campaña de López Obrador, quien además es integrante de la organización “Agua para Todos”. Es pues la oposición.

Reacción tardía la conferencia que se llevó a cabo el martes pasado, la Conagua, quien tajantemente negó que se privatice el vital líquido por medio de los Decretos presidenciales, argumentando que la decisión se tomó para garantizar el acceso al agua para los próximos 50 años; negó que la actual administración vaya a conceder alguna licitación del líquido “fast track”.

Conclusión: ¡No se privatiza el agua!

+ Para que estés al tanto, te mandamos lo mejor de El Canto de los Grillos a tu celular: ¡únete a nuestro canal en Telegram: telegram.me/elcantodelosgrillosmx!

No te pierdas ninguna historia; danos Me Gusta en Facebook:


Después de haberse reunido por primera vez los 7, sí, 7 aspirantes a la presid...
Gran sorpresa causó en algunos medios de comunicación el haberse enterado que ...
Así se llevan de fuerte los aspirantes a la Presidencia de la República. Quien...
A unos días de las elecciones, en Querétaro el PRI continúa desangrándose y ...

Danos tus comentarios

Danos tu comentario

2 - 5
3 - 5