[La Cruda Verdad] AMLO, grata sorpresa; el peligro es otro

Tuve la oportunidad, este fin de semana, de escuchar por primera vez fuera de un foro “público” a un tal Andrés Manuel, gracias a la invitación de mi amigo Carlos Peñafiel Soto (sí, es mi amigo, yo no soy ingrato, por ello no lo niego); y he de confesarles que en un principio me sentí reacio a acudir a aquel lugar donde esperaba encontrarme con “rojillos” al estilo “¡Viva el Che”, pancartas de consignas revolucionarias, atuendos “curiosos” y aromas de "hierbas". ¡Pero no! Por el contrario.
 
Mi primer sorpresa fue encontrarme con miembros de la “queretainedad”, muchos de la “pompa y pompa” que jamás hubiese imaginado encontrarme en un evento del “PG”. Personajes que evidentemente fueron convocados, no acarreados; hombres y mujeres que se congregaron ahí para escuchar lo que traía el candidato de los 18 años.
 
Por fin llegó Andrés Manuel, ataviado con una camisa azul, jeans y chamarra de vestir, acomodándose el cabello y acompañado de su inseparable Poncho Romo, Ricardo Monreal y su virtual secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval Ballesteros. Saludó a los asistentes disculpándose por los 45 minutos de retraso y empezó su exposición.
 
Relajado, sin que se notara alguna lectura previa, lanzó el primer misil al decir que en “México se vive en una democracia simulada”, para de ahí desarrollar su perorata sobre el Proyecto Alternativo de Nación, llamándome la atención su idea de descentralizar el gobierno federal alrededor de la República, destacando que Querétaro sería la sede de la Secretaría de la Función Pública (situación que en lo personal me sonó contradictoria ante la propuesta de austeridad gubernamental).
 
También fue contundente al hablar de impuestos, pues dijo que no habrá incremento y  que la recaudación se manejará a través de manifestaciones fiscales partiendo desde la protesta de decir verdad del ciudadano, sin criminalizar al contribuyente.
 
En materia de seguridad, su propuesta es generar un tipo de Guardia Civil con mandos únicos, así como un proyecto integral de educación para reducir la violencia en el país a la voz de “Becarios, no sicarios” al referirse a los “ninis” que pueden ser reclutados por el crimen organizado.
 
Así continuaron las propuestas, algunas motivadas por las preguntas del respetable, sin que el de Macuspana saliera de sus casillas, incluso ante preguntas incómodas; Andrés se sentía cómodo y sabedor que él va todo para adelante.
 
Pudiera seguir con las percepciones personales y seguramente este espacio sería insuficiente, pero por el momento me quedaré en esta opinión: Por años escuché y “mamé” el argumento de que AMLO es un peligro para México. Hoy, al escucharlo de cerquita, puedo decir que es un hombre de buenas intenciones, algunas antisistémicas, otras utópicas, algunas quimeras; pero algo me quedó claro: todas partiendo de la buena fe, lo cual me llevó a la siguiente afirmación: El verdadero peligro para México es la demagogia y la simulación de mi paisano de cuyo nombre no me quiero acordar, pero que a Manuel Barreiro osó apadrinar y después negar.
 
Muy personal
 
Nomás por no dejar: el Tlatoani del Cimatario se sintió por un momento “Goku”, pero  para el pueblo no deja de ser “Freezer”.
¡Saludos “sayayines”!
 
Como siempre, la mejor opinión es la de usted. Y recuerde, no me crea a mí, créale a sus ojos.

+ Para que estés al tanto, te mandamos lo mejor de El Canto de los Grillos a tu celular: ¡únete a nuestro canal en Telegram: telegram.me/elcantodelosgrillosmx!


Danos tus comentarios

Danos tu comentario

2 - 5
3 - 5